¿Contribuir al cambio social?

avatar cris

Cris González – Trabajadora Social

Si alguna vez te has preguntado si puedes hacer algo para cambiar algún aspecto que no beneficia a la sociedad, la respuesta es sí.


cambio

Esta sección llamada cambio y evolución’ comienza con el objetivo de fomentar el movimiento, la evolución y la transformación de aquellos detalles que limitan la correcta transcendencia de la vida y además dirigirnos directamente a una posibilidad de cambiar la actitud ante esas grandes cosas que día a día no nos dejan avanzar.

Obviamente, y desde una perspectiva personal, puntúo que jamás podremos erradicar temas tan graves como los que nos transmiten diariamente los medios de comunicación. Pero a pesar de eso, los verdaderos problemas que vemos a nuestro alrededor no son tan materiales como nos hacen entender. El desempleo, la violencia, el terrorismo, la delincuencia, la corrupción, la prostitución, el alcoholismo o el analfabetismo, entre otros, son solo imágenes que se plasman continuamente ante nuestros ojos y que se presentan como la cara visible de la problemática. Lo real en este caso, parte de una base con una mentalidad obsoleta, donde los auténticos problemas están en cada una de nuestras cabezas. De allí que las leyes, ya sean mejores o peores, las reglas y las normas, no puedan cambiar los extremos a los que llega en ocasiones nuestra mente.

Pero todo esto nos debe hacer reflexionar sobre la pregunta ¿qué podemos hacer al respecto? Mirándolo de una manera optimista, podemos empezar a contribuir conjuntamente por la transformación de todo lo que no nos deja seguir siendo personas,  todo lo que viola nuestros derechos, nuestras libertades y que además pone en tela de juicio si merece la pena luchar por una justicia igualitaria, cuando en muchas ocasiones somos nosotros mismos los que ignoramos nuestros propios derechos con nuestras propias creencias y actitudes.

Cambiar las creencias que nos limitan es la mejor actitud que podemos adquirir.

Todos y cada uno de nosotros somos humanos, todos tenemos sentimientos, opiniones, miedos, culpas, barreras y maneras de ver cada una de las circunstancias que nos rodean. Por eso, saber valorar el beneficio que tiene aprender a controlar y a gestionar correctamente esos sentimientos, esas opiniones, esos miedos, esas culpas, esas barreras y esas maneras de ver cada circunstancia, es aprender a tener una visión más real de cuales son nuestros derechos y nuestros deberes.

¿No creéis que contribuir al cambio social es cuestión de deber moral? A fin de cuentas, todo se basa en tomar conciencia sobre un problema y reunir los recursos disponibles para poder lograr el cambio. Las personas somos recursos totalmente renovables, pero para  ser conscientes de ello, tenemos que darnos más importancia de la que habituamos y concentrarnos en masa, hasta darnos cuenta que es cuestión de todos y para todos.

No existen estrategias, ni consejos, ni normas, ni pautas, que nos hagan evolucionar eficazmente. La clave está en el compromiso y responsabilidad social que adquiere cada persona para cambiar su actitud ante una situación a la que nunca antes se ha enfrentado. En este caso, mi interés es compartir mi punto de vista respecto al cambio de actitud que se puede realizar ante diferentes problemáticas, aunque jamás existirá una única perspectiva que complete la formula exacta para poder hacerlo correctamente, porque en el fondo, los problemas de una sociedad es cuestión de voluntad, de decisión, de cambio de actitud y mentalidad hacia otra perspectiva.

No olvidéis que la sociedad es un puzzle y que cada persona es una pieza de él.

Ahora tú decides ¿Encajas la tuya?

Deja un comentario